jueves, 18 de marzo de 2010

Alter Ego


“A Carlos, en honor a nuestra
fraternidad, que trasciende los
límites de lo real y la similitud”


Como toda historia, esta también tenía que acabar. Fueron 10 meses de estar escondidos, de vivir juntos y a solas. Tan cerca del mundo y ocultándolo todo, haciéndose cómplices del silencio.
Él no estaba enamorado, no era parte de su naturaleza hacerlo. Ella lo sabía muy bien y se propuso estar a su lado sin preguntar. No había lugar para los reclamos, predominaba la libertad. Intercambio de fluidos, paseos nocturnos y conversaciones eternas…pero jamás se hablaba del asunto. Sólo se vivía el momento y punto.
A ella le advirtieron que todo eso la haría sufrir luego; sin embargo, ella juró no presionarlo y él le prometió no lastimarla. Pero ésta no era historia de 2, sino de 4. Él llevaba una doble vida; a ella la invitaban a cambiar de rumbo.
Llegaron a un punto de compartirlo todo, hasta las lágrimas. Pero en el fondo eran muy diferentes. Después de un tiempo, ya no lograban entenderse bien. Los minutos sobraban, cuando antes hacían falta. Ella recordaba cada palabra que alguna vez se dijeron, mientras él escogía las suyas. De pronto tomarse de la mano se convirtió en rutina y besarse se transformó en despedida.
Después de discutirlo, encontraron como excusa perfecta a la falta de tiempo y cada quien tomó un camino distinto pero que – al fin y al cabo- seguro los llevará al mismo lugar.

Tomemos una copa ¿quieres?
¿Y cuál es el motivo del brindis? ¿el fin el vínculo, acaso? –preguntó ella.
Brindemos por nosotros….por que tú bien sabes que esto no acaba aquí…

2 comentarios:

  1. Me Gusta mucho tu manera de escribir, y felicitarte que hallas dejado de lado esos comentarios que en algun momento te hicieron Dudar, en fin es parecido a la historia de alguien que conozco.. podria ser no :D

    ResponderEliminar
  2. Anónimo26/5/10 0:26

    y si no acaba, ella no sufrirá más y quizás él también, porque no dejarlo pasar, porque no puedo decir porque terminar, pues nunca se empezó, solo dejarlo pasar, buscar algo mas estable, pero no rutinario, y si intenso, algo que de verdad sea tuyo y de él, de ambos, algo que trascienda, algo dispuesto, algo sin mascaras, algo..... simplemente algo, y no nada, pero tampoco todo, porque nunca tendrás todo...
    AJY

    ResponderEliminar

Dile a Saturno lo que piensas...